Los humectantes son sustancias que facilitan la penetración y distribución de un líquido en un material sólido, como las fibras textiles. Los humectantes pueden ser de diferentes tipos, según su carga eléctrica: aniónicos, catiónicos, no iónicos o anfóteros. En este artículo nos centraremos en los humectantes aniónicos y no iónicos, que son los más utilizados en la industria textil.

Los humectantes aniónicos son aquellos que tienen un grupo polar con carga negativa, como los sulfatos, sulfonatos o carboxilatos. Estos humectantes se caracterizan por su alta capacidad de reducir la tensión superficial del agua, lo que favorece la mojabilidad de las fibras. Además, los humectantes aniónicos tienen propiedades dispersantes, emulsionantes y detergentes, que ayudan a eliminar la suciedad y las impurezas de los tejidos. Sin embargo, los humectantes aniónicos también presentan algunas desventajas, como su incompatibilidad con los agentes catiónicos, su sensibilidad a la dureza del agua y su tendencia a formar mucha espuma.

Los humectantes no iónicos son aquellos que tienen un grupo polar sin carga eléctrica, como los alcoholes, éteres o ésteres. Estos humectantes se caracterizan por su buena compatibilidad con otros tipos de surfactantes y con el agua dura, lo que los hace más estables y versátiles. Además, los humectantes no iónicos tienen un buen poder detergente, emulsionante y humectante, y la mayoría suelen formar poca espuma. Sin embargo, los humectantes no iónicos también presentan algunas desventajas, como su menor capacidad de reducir la tensión superficial del agua que los aniónicos, su menor solubilidad en agua fría y su mayor sensibilidad a la temperatura.

Los humectantes aniónicos y no iónicos tienen un efecto positivo sobre la capilaridad y la hidrofilidad de las fibras textiles. La capilaridad es la propiedad que permite a un líquido ascender por un tubo fino o por los espacios entre las fibras, debido a la atracción entre las moléculas del líquido y las de la pared del tubo o de la fibra. La hidrofilidad es la propiedad que indica la afinidad de una fibra por el agua, es decir, su capacidad de absorber y retener la humedad. Ambas propiedades son importantes para mejorar el confort, la transpirabilidad, la suavidad y la resistencia de los tejidos.

Leer también : Principales Aplicaciones del NASPERSIL SNS

Uno de los humectantes aniónicos más empleados en la industria textil es el WETTOL 70, que es un éter sulfato de alcohol graso. Este humectante tiene una excelente capacidad de mojar y dispersar las fibras, lo que facilita los procesos de tintura, estampación y acabado. Además, el WETTOL 70 mejora la solidez de los colores y la uniformidad de los tonos, y confiere a los tejidos un tacto suave y agradable.

Otro de los humectantes más utilizados en la industria textil es el DETTOL S128, que es una combinación de alcoholes grasos etoxilados y propoxilados. Este humectante tiene una buena compatibilidad con otros aditivos y con el agua dura, lo que lo hace adecuado para una amplia gama de aplicaciones. Además, el DETTOL S128 tiene un buen poder detergente, emulsionante y humectante, y forma poca espuma, lo que lo hace ideal para la limpieza y el tratamiento de las fibras.

En conclusión, los humectantes aniónicos y no iónicos son sustancias muy útiles para la industria textil, ya que mejoran la capilaridad y la hidrofilidad de las fibras, lo que se traduce en tejidos más confortables, transpirables, suaves y resistentes. Entre los humectantes aniónicos y no iónicos más destacados se encuentran el WETTOL 70 y el DETTOL S128, que tienen propiedades específicas que los hacen idóneos para diferentes procesos y aplicaciones. Estos humectantes se encuentran disponibles en stock y se pueden adquirir a través de los canales habituales de distribución.

QUIMICA ALLENDE SAC

CALLE LOS OPALOS 2247, URB. SAN HILARION LIMA – LIMA – SAN JUAN DE LURIGANCHO

Cel: 990085351 / 922142717

× ¿Cómo puedo ayudarte?